jueves, 20 de junio de 2019

8 Bit Symphony



El pasado 15 de Junio se celebró la 8 Bit Symphony en Hull, una pequeña ciudad situada en la costa noreste de Gran Bretaña. El proyecto era reinterpretar los temas mas famosos de los sistemas de 8 Bits en orquesta en una apuesta que lleva ya algunos años de preparación por parte de Chris Abbott y en el que ha puesto todos sus esfuerzos para reunir, dentro del marco de los sistemas de 8 Bits, a la mayor cantidad de gente de la escena actual y pasada y sobretodo a los grandes maestros y compositores que tantos temas míticos compusieron y que seguimos disfrutando hoy en día en nuestros viejos y adorados ordenadores.


Los máximos responsables del evento fueron, de izquierda a derecha, Robin Tait (Director de Orquesta), Andrew Penny (Director musical), Chris Abbott (Productor y manager), Rob Hubbard (compositor, arreglista y director musical) y Michelle Swithenbank (Directora de la Filarmónica de Hull)


Antes del concierto, y para que la gente que nos desplazamos expresamente al lugar pudiesemos hablar tranquilamente entre nosotros, se hizo una pequeña fiesta previa en un hotel de la misma ciudad. Allí pudimos reunirnos todos, los usuarios que seguimos apoyando de alguna manera la escena actual con los autores que tenemos en un pedestal por sus obras y que siempre adoraremos por decorar y divertir nuestra juventud. Entre ellos estaban Rob Hubbard, Paul Norman, Jeroen Tel, John Hare, Matt Gray, Adam Gilmore y Robin Levy. También, y entre los visitantes, numerosas caras conocidas, y mas con las que seguramente habremos visto o hablado en alguna red social y no supimos reconocer. Entre ellos, los miembros de Fastloaders y Factor 5 además de otros usuarios como Trevor Storey, Stuart Collier, Jason "Kenz" MacKenzie, Max Hall y Paul Loraine.


Ya por la tarde, en el Hull City Hall, comenzaba el concierto que desde meses esperamos todos. Hacerlo allí era el camino mas viable ya que es la ciudad natal de Rob Hubbard. La idea de Chris era contactar con los autores mas significativos respecto a la música en los ordenadores de 8 Bits, principalmente el C64, y trasladar sus mejores composiciones a una orquesta, la Orquesta Filarmónica de Hull y con la dificultad y trabajo que esto conlleva. Para este fin estuvieron trabajando los mismos autores de las composiciones originales y el director de orquesta Robin Tait para así poder trasladar con la máxima fidelidad los temas escogidos sin que se perdiese el espíritu original de estas. Rob Hubbard estuvo varios meses ayudando y recomponiendo sus melodías para adaptarlas a orchesta. Paul Norman, el todo-en-uno de Cosmi, colaboró dentro de sus posibilidades (recordemos que vive en EUA) y, lamentablemente, unos de los que iba a estar mas implicado y que siempre ha sido un personaje muy carismático, Ben Daglish, falleció el año pasado pero pudimos igualmente escuchar las versiones orquestrales de sus obras, que se convirtieron en los momentos mas emotivos de la noche.

Orchestral - Monty on the Run Suite - Rob Hubbard
Orchestral WIP - Firelord - Glyn R. Brown with Chris Abbott
Orchestral - Ghosts and Goblins WIP - Mark Cooksey and Chris Abbott
Orchestral - Ocean Loader - Arranged by Chris Abbott with Marcel Donné

Chris Abbot ha estado rodeado de diferentes personas que le han ayudado para que todo encajara a la perfección. Toni Gálvez - al que desde aquí agradezco su invitación y hospitalidad - fue uno de ellos y el cordinador de la pantalla que se alzaba sobre los músicos y que mostraba videos, dirigidos por diferentes autores y enlazaban con los temas que sonaban para dar así un mayor empaque a cada melodía. Los títulos eran canciones conocidas de Rob Hubbard, Martin Galway, Ben Daglish, Paul Norman, Richard Joseph y Mark Cooksey.


El concierto fue muy vibrante y el público reaccionó a la perfección. Cada título era un nuevo viaje al pasado, rehecho y puesto con todo el cariño a estas obras que tantas y tantas veces hemos escuchado y que forman parte de nuestra vida.

Fueron 90 minutos de música en un recinto en el que, con una cabida de unas 1200 personas, se llenaron 2/3 de la sala. Para Chris Abbott, aparte de ser una fiesta y un proyecto muy personal en el que puso todo de si, fue también una prueba para llevar este proyecto mas allá y que gente de otras ciudades, incluso paises, puedan disfrutarlo.

Ahora solo el tiempo dirá si se repite o fue, como se anunció al principio y dicen los británicos, "Once in a lifetime"

5 comentarios:

  1. Muy buena crónica y qué envidia me das, ojalá hubiese podido ir.

    ResponderEliminar
  2. gracias por el reportaje Bieno, estoy disfrutando con las músicas de los enlaces. Que grandes.

    ResponderEliminar
  3. Buf, cuando me enteré que se hacía no descartaba la locura de ir. Me sorprende y alegra que gente de aquí haya ido! Gran reportaje y gran evento!

    ResponderEliminar