"The Blasters Inc." Cómo fue la historia del grupo mas grande de "cracking" creado en España

jueves, 21 de enero de 2021

Cuentan los antiguos del lugar, que en la Barcelona de finales de los 80, un grupo de usuarios dedicados al Commodore 64, se unieron para crear el que sería el grupo más grande de "cracking" español de todos los tiempos: The Blasters Inc (TBI).

Pero, ¿Cómo llegué yo - Narcisound - a estar en ese grandioso grupo de elegidos? Bueno, es una larga historia.

Todo empezó cuando un vecino de mi barrio que tenía un Commodore 64, me dijo que para comprar juegos piratas, me fuese al Mercat de Sant Antoni (Mercado de San Antonio). Dicho y hecho, llegó el sábado y allí me planté.

Nada más llegar se me cruzó un chaval de mi misma edad mas o menos, es decir, unos 15 o 16 años y me extrañó mucho como iba vestido para la época primaveral en la que estábamos. Si amigos, esa gabardina extra larga de color gris que llevaba puesta, daban un aspecto cómico y bastante desentonado. A lo que íbamos, el muchacho se acercó a mi, alzó unos de sus brazos dejando ver en el interior de la gabardina, una cantidad increíble de cintas de cassette piratas, y se le escucho decir: "¡Spectrum!"
Al momento, tal cual lonja de venta de pescado, escuche otro chaval que decía en voz alta: "¡Novedades MSX!" y otro más que se sumaba al "vending piratal" gritando: "¡Amstrad!!! ¡Amstrad!!! ¡tengo todas las novedades!!".
El MERCAT de SANT ANTONI (Mercado de San Antonio)

Yo entre el aturdimiento inicial de tales suculentas ofertas, me sentía decepcionado. Me explico. Yo, con todos los respetos a los MSX, Amstrad y Spectrum, lo que quería eran juegos para mi querido Commodore 64.

Preguntando a otros chavales, me indicaron un grupo de gente que estaba apostada en una de las esquinas del "Mercat". Me acerqué a ese rinconcito y pregunté si tenían juegos. Me dijeron que si y los precios de cada cinta.

Tras varias semanas me "atreví" a pedirles a aquellos "buenos y serviciales chicos", una serie de programas para hacer música con el Commodore. Me pasaron dos programas de los pocos que había por entonces. Era el Kawasaky Rhythm Rocker y el Kawasaky Synthesizer (menudos nombres por cierto). Llegué a casa y tras probarlos la decepción fue total. Apenas servían para tocar una melodía, al estilo de un vulgar "casio-tone", es decir, nada de secuenciar notas en cada uno de los tres canales del SID.

Tras unas semanas más, mi proveedor, sabido de mis ganas por tener algo con el que poder hacer música, me ofreció sin coste alguno un programa nuevo: El "Future Composer". Al llegar a casa, lo cargué en el C64, apareciendo en pantalla todo un editor hexadecimal, con muchos, muchos números, los cuales todos puestos a cero, y donde se podía leer en perfecto inglés: "Track One, Track Two y Track Three". Madre mía, no sabía que hacer con él. Todo parecía indicar que estaba ante otro fiasco y mi sueño de hacer músicas con mi querido ordenador, se iba a quedar en eso. Total, que investigando el susodicho "Future Composer", vi una opción que decía: "Load Demo". La probé y como por arte de magia, todos esos ceros, se cambiaron por datos hexadecimales, ya sabéis: $FA, $DC, $0E, $1A, etc.

Editor Hexadecimal: FUTURE COMPOSER

Mis ojos se quedaron un poco pillados con ese "flash" de números, pero una vez terminada la carga de la demo, solo quedaba darle al PLAY del editor. En fin, era cuestión de pulsar la gorda y rechoncha tecla F1 del Commodore ¿Qué podría salir mal? Pulse F1 y......... no se como describirlo, pero empezó a sonar una música muy molona, con sus tres voces, su bajo, su batería, sus arpegios, los acordes y un "solo" muy melódico, vamos, todo un señor SID, el cual, para mas señas, pertenecía a un juego comercial que se llamaba: SCOUT.

https://www.youtube.com/watch?v=JIg62_BCLDM
Future Composer V1 y la demo con el SID del juego SCOUT

El juego SCOUT. Distribuido por MASTERTRONIC en 1987.

Yo alucinaba en colores. Por fin tenía a mi alcance una herramienta capaz de cumplir mi sueño. Ya podía dar rienda suelta a mi creatividad musical con el Commodore 64. ¡¡BRAVO!!

Como el "Future Composer" no traía instrucciones, me dediqué a analizar la canción de la demo, comprendiendo lo que significaba cada cosa, como se metían las notas en los patrones, como se creaban instrumentos, en fin, TODO. En unos pocos días, ya estaba listo para la que sería mi primera creación "commodoriana". Para ello, borré todos los patrones de la demo, dejé solo los instrumentos y empecé a componer. Poco a poco se iban llenando esos bancos de datos, pero ésta vez con los datos que yo iba tecleando para dar vida a mi primera canción. Una vez la terminé, grabé el SID en un diskette y se la lleve corriendo a casa del "pirata proveedor". Todo fue muy rápido. Bajó de su piso, cogió el diskette y volvió a subir para escuchar mi "opera prima". A los pocos minutos bajó de nuevo, pero eso si, con una sonrisa de oreja a oreja y me dijo: "Narciso, me ha encantado. Es una pasada. Me gustaría utilizarla en una nueva intro que estoy programando para lo que va a ser el mejor grupo "cracking" de toda Barcelona: "The Blasters Inc." y nos encantaría que tu fueras el músico del grupo".

https://www.youtube.com/watch?v=NCf5-BwFy_Y
Primera intro de los Blasters Inc. con la música de Narcisound


¡Dios mío! ¡OMG! Tantas buenas noticias de golpe no son buenas para el organismo humano pero eso es lo que había. Estaba en los "Blasters" y me sentía como al tipo que eligen para unirse al primer viaje a la Luna.

Aquel chaval que me regaló el Future Composer y que más tarde me invitó a unirme a los Blasters Inc., era nada mas y nada menos que Ángel Carlos Mateo, (ACM para los amigos) y empezó a llevarme todos los fines de semana a casa de otros compañeros, donde nos reuníamos para hablar de futuros proyectos, tales como hacer demos, intros, trainers ¡y como no!, jugar mucho y copiar discos del Commodore 64 a mansalva. Hasta tuvimos que firmar un acta "fundacional" donde cada miembro del grupo se comprometía ha realizar una labor en concreto para el grupo. ¡Que pasada!

En los Blasters pude conocer a gente como Juan José (JJ), Black Hole, Yeyus, Angel Martínez Domingo (AMD) y por supuesto, al increíble Jr. Predator (Jordi). Éste último, era el Swapper del grupo. Yo al principio, le tenía poca estima a la figura del Swapper (Intercambiador de contactos y copiador del grupo). Pensaba que eran los que mejor vivían ya que su labor no era tan pesada como la de un artista gráfico, músico o programador.

Pero todo eso se me cayó de sopetón el día que fui a casa del Swapper Jr. Predator, la cual estaba en una zona alejada de la ciudad. Nada más llegar, observé un portal de entrada inmenso y noté que la vivienda era muy antigua. Una vez dentro del rellano, aluciné con la composición de las escaleras, con un hueco interior gigantesco donde en el centro se hallaba un antiquísimo ascensor, de esos que estaban protegidos por rejas negras y se podían ver todos los mecanismos, poleas y el contrapeso moviéndose de arriba a abajo.
Apartamentos BRADBURY como en Blade Runner, pero en casa de Jr. Predator.

El muchacho vivía en un tercer piso y subimos por las escaleras porque dijeron que la última vez que usaron el ascensor, casi se quedan atrapados. Al terminar la escalinata, llegamos al tercero y entremos en casa de Jordi. Una vez dentro, me quede asombrado de la cantidad de paquetes que se podían observar por todas partes. Era como estar en una oficina de correos, tal cual! Pero además de eso, había disqueteras, monitores, Commodores 64 y demás accesorios esparcidos por todas las dependencias de la vivienda, hasta que llegamos a la habitación donde estaba el cuartel general de los Blasters, y una vez allí, observé a Jr. Predator con tres commodores 64, con sus tres monitores y respectivas disqueteras copiando a todo trapo. Pensad que recibíamos paquetes casi a diario. En cada paquete podía haber de 5 a 8 discos, y Jordi los tenía que revisar todos, uno por uno, luego apuntar a modo de base de datos el contenido que traían, y por último, copiarlos y reenviarlos al resto de contactos, que fácilmente, podían superar la centena.
Múltiples Commodores 64 funcionando a toda máquina.

Con el paso del tiempo, todo ésto me fascina, pero a su vez, me apena, ya que al bueno de Jr. Predator, no le daba tiempo apenas para poder jugar.

Recuerdo que un día llegó el R-Type. Como muchos sabéis, era una fenomenal conversión del arcade creado para los recreativos por Irem Corp. Pues bien, lo puso, jugó unos 10 segundos y lo quito para ver el siguiente juego y ponerse a copiar. Yo se lo pedí para mí, pero no tenía tiempo para copiarmelo. Tuve que esperar varios días para poder tenerlo en casa y disfrutar de él. Así eran las cosas.

Desgraciadamente, en 1991, Jr. Predator (Jordi), nos dejaba tras sufrir una grave enfermedad y a mi modo de ver, ese fue el final de los Blasters Inc. Es verdad que el grupo siguió con gente de fuera de Barcelona, como por ejemplo Black Hole que era de Madrid, y otros tantos miembros que se fueron sumando que eran de Alemania, Finlandia o Noruega, pero la esencia original del grupo se perdió y nunca más llegó a ser el mismo.
En el centro de la imagen: Jr-Predator (JORDI)

A día de hoy, sigo teniendo contacto con Ángel Carlos (ACM), los demás, están desperdigados y es una pena, porque sería estupendo volvernos a juntar con nuestras familias para celebrar algún aniversario en la misma Barcelona, pero bueno, quien sabe si algún día...

Por cierto, el nombre de Blasters viene del juego de Atari: Road Blasters, que por lo visto gustaba mucho a ACM. Lo de Inc, proviene de Incorporated, que era algo muy usado por otros grupos de la época y siguiendo con las curiosidades, estuvimos a muy poco de hacer juegos como por ejemplo, la segunda parte del "Livingstone Supongo" de Opera Soft para Amiga 500 y Commodore 64, pero el poco "feeling" que hubo entre Blasters y Opera Soft, hizo que el proyecto apenas se materializase.

Os agradezco de corazón que hayáis leído ésta historia. Por mi parte, un inmenso placer recordarla y poderla escribir en éste blog. Se despide de vosotros, vuestro amigo y compañero de fatigas:

Narciso Quintana, @narcisound. Un abrazo a todos.

Descargas:

5 comentarios:

  1. Muy interesante y emotivo el artículo, Narciso.

    ResponderEliminar
  2. Hola, ha sido un poco de rebote como he llegado hasta aquí, pero sorprendido de saber, después de tres décadas!, quienes estaban detrás de esas intros y demos tan molonas. Las fotos muy interesantes: ese interior de los apartamentos parece de película... Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Muy interesante el artículo! Recuerdo al final de la los 80 comprar juegos en disquete a mi "camello" de confianza en el Mercat de Sant Antoni. Creo recordar que era un integrante de este grupo, ya que el tío sabía un montón y estaba en un grupo de crackers, pero no estoy seguro del todo. Eso si, recuerdo ver esas intros de The Blasters y decir: "ehhh, aquí en España también hay gente con nivel!!" ya que lo normal es que todo viniese de fuera. Que tiempos...

    ResponderEliminar